Eso de la Psicología…

Déjame que te explique en primer lugar qué es la Psicología.

La Psicología en general, es una ciencia que tiene como objeto de estudio el comportamiento humano. Es un área del conocimiento que estudia  la conducta. Existen muchas aplicaciones de la psicología. La educativa, la jurídica, la deportiva, del tráfico, la clínica. Por tanto, el trabajo de los psicólogos está presente en muchas áreas.

¿Y eso de la conducta?. Pues bien, todo aquello que aprendemos en la vida son conductas. Aprendemos a hablar, a sumar, a comer,  a conducir, etc. Nos pasamos la vida aprendiendo. A veces, sin darnos cuenta, sin querer, también aprendemos conductas que nos hacen daño. Aprendemos a discutir, a tener celos, a ser agresivos, a no querernos… Pero, hay una buena noticia, éstas conductas se pueden modificar.

Los psicólogos, ayudamos a la gente a modificar las conductas que les están haciendo daño. Para ello utilizamos diversas técnicas y terapias.  Una ellas, y la orientación que yo utilizo es la Cognitivo Conductual.

La Terapia Cognitivo Conductual es una manera de entender cómo pensamos sobre nosotros mismos, sobre los otros y sobre lo que nos rodea, y cómo lo que hacemos, nuestras conductas,  afectan a nuestros pensamientos y sentimientos. La Terapia Cognitivo Conductual (TCC)  puede ayudarte a cambiar la forma en como piensas (cognición) y como actúas (conductual). Los cambios, te ayudarán a sentirte mejor.

Se centra en problemas y dificultades del “aquí y ahora”, busca maneras de mejorar tu estado anímico presente.  La TCC  puede ayudar a entender problemas complejos desglosándolos en partes más pequeñas. Esto nos ayuda a ver cómo estas partes están conectadas entre sí y cómo nos afectan.

 Tus pensamientos sobre un problema pueden afectar a cómo te sientes física y emocionalmente.

                 ¿Tomas algo para ser feliz?   Sí, decisiones.   

                                                         William James.